¿Has visto alguna vez «ti» con tilde, «tí»?

Seguro que sí. Pues es un gravísimo error ortográfico. Ti, pronombre personal de segunda persona del singular, nunca lleva tilde. Este fallo es común porque se hace un calco de lo que ocurre con el diacrítico «mi», ya que el pronombre de primera persona «mí», para diferenciarlo del posesivo «mi» se le pone la tilde: «Mi coche es para mí». En cambio, como todos sabemos, el posesivo de «ti» no es «ti», sino «tu»: no decimos «ti coche», sino «tu coche».

Por lo tanto, al no tener que distinguirlo de ningún otro significado, el único «ti» que existe, el pronombre, no llevará nunca, nunca, nunca, tilde. Si encuentras alguno apúntalo aquí.

, ,